miércoles, 18 de noviembre de 2015

Papa Francisco 18/11/2015

Homilías del Papa y Temas sacerdotales

 El Papa Francisco llega a la Plaza de San Pedro - ANSA

Llamamientos del Papa: 
los derechos de la niñez en el mundo 
y la Jornada por los que rezan


18/11/2015 12:15SHARE:

(RV).- Proteger a los niños de quienes que les roban su infancia, los obligan a ser soldados, los explotan y los maltratan. Y garantizar a los menores su legítimo derecho a la escolarización. Fue el apremiante llamamiento del Papa Francisco, reiterando su invitación a la Comunidad internacional:

«Pasado mañana se celebra la Jornada mundial de los derechos de la infancia. Es un deber de todos proteger a los niños y anteponer su bien a cualquier otro criterio, para que nunca sean sometidos a formas de servidumbre y maltratos, y también a formas de explotación. Anhelo que la Comunidad internacional pueda vigilar atentamente sobre las condiciones de vida de los menores, especialmente allí donde están expuestos a reclutamiento por parte de grupos armados; y que pueda ayudar a las familias a garantizar a cada niño y niña el derecho a la escuela y a la educación».

En el Año de la Vida Consagrada, que el mismo Papa Bergoglio instituyó, y luego inauguró el primer domingo de Adviento de 2014 - estableciendo asimismo que culmine con la fiesta de la Presentación del Señor, el 2 de febrero de 2016 - el Obispo de Roma se refirió a la Jornada Pro Orantibus. Recordando a cuantos en el mundo consagran su vida a la oración e invitando a darles nuestro apoyo espiritual  y material en su importante misión. Jornada, que coincide con la celebración de la Presentación de María y que fue instituida por Pío XII,  el 21 de noviembre de 1953:

«El 21 de noviembre, la Iglesia recuerda la Presentación de María Santísima en el Templo. En esta circunstancia demos gracias al Señor por el don de la vocación de los hombres y de las mujeres que, en los monasterios y en las ermitas, han dedicado su vida a Dios. Para que las comunidades de clausura puedan cumplir su importante misión, en la oración y en el silencio activo, no les hagamos faltar nuestra cercanía espiritual y material».

En su encuentro semanal con los peregrinos del mundo, el Papa les deseó que su visita a Roma se cumpla con el espíritu del verdadero peregrino, que,  sabiendo que aún no posee el Bien más grande, se pone en camino para buscarlo. Y que no olviden que Dios se deja encontrar por cuantos lo anhelan encontrar. El Santo Padre reiteró asimismo su invitación a las familias para que hagan siempre de los umbrales de sus hogares un signo de la Puerta de la Misericordia que Jesús abre a todos y reiteró que una Iglesia inhospitalaria y una familia encerrada en sí misma mortifican el Evangelio y hacen que el mundo se vuelva árido.

En su saludo a los peregrinos de Polonia, destacó el aniversario del Sindicato ‘Solidaridad’, la importancia de tutelar  la dignidad humana y los derechos laborales, por encima de interese políticos y económicos,  y encomendó a sus miembros al Beato Jerzy Popieluszko:

«Doy mi cordial bienvenida a los peregrinos polacos. Saludo en particular a los representantes del Sindicato Autónomo de los Trabajadores ‘Solidarnosc’. Desde hace 35 años su Sindicato se empeña en favor del mundo del trabajo, tanto físico como intelectual, así como en la tutela de los derechos fundamentales de la persona y de las sociedades. Sean fieles a este compromiso, para que los intereses políticos o económicos no prevalezcan sobre los valores que constituyen la esencia de la solidaridad humana. Los encomiendo a todos los miembros del Sindicato a la protección de su patrono, el Beato don Jerzy Popieluszko. Los bendigo de corazón ¡Alabado sea Jesucristo!»

La solemnidad  - 18 de noviembre – en que se conmemora  la Dedicación de las Basílicas de San Pedro y de San Pablo Extramuros, y el testimonio los Apóstoles en el saludo del Obispo de Roma a los jóvenes a los enfermos y a los recién casados:

«Que el testimonio de los Apóstoles, que lo dejaron todo para seguir a Jesús, encienda también en ustedes, queridos jóvenes, el deseo de amarlo con todas sus fuerzas. Queridos enfermos, que los gloriosos sufrimientos de los Santos Pedro y Pablo den consuelo y esperanza a su ofrecimiento. Queridos recién casados, que sus hogares puedan ser templo de ese Amor del que nadie podrá separarnos nunca».
(CdM – RV)


Publicar un comentario