martes, 3 de noviembre de 2015

Homilía del Papa 03/11/2015 por los Cardenales y Obispos fallecidos

Homilías del Papa y Temas sacerdotales

Homilía del Papa:
 Mirándolo a Él, creyendo en Él, somos salvados por Él


El Papa Francisco durante la Misa celebrada en la Basílica Vaticana 
por los Cardenales y Obispos fallecidos en el curso de estos últimos doce meses. - RV

03/11/2015 12:33SHARE:

(RV).- “Hoy recordamos a los hermanos Cardenales y Obispos fallecidos en el curso de este año. En esta tierra han amado a la Iglesia, su esposa, y nosotros rezamos para que en Dios puedan gozar de la alegría plena, en la comunión de los santos”.

Con estas palabras el Papa Francisco comenzó su homilía de la Santa Misa celebrada, el primer martes de noviembre en la Basílica Vaticana, que como todos los años se lleva a cabo en sufragio de los Cardenales y Obispos fallecidos durante los últimos doce meses.

El Obispo de Roma invitó a repensar “con gratitud también en la vocación de estos Ministros sagrados, tal como lo indica la misma palabra que hace referencia – dijo – a la acción de administrar, es decir servir. Y añadió que mientras pedimos para ellos el premio prometido a los “siervos buenos y fieles”, estamos llamados a renovar la elección de servir en la Iglesia:

“Nos lo pide el Señor, quien como un siervo lavó los pies a sus discípulos más estrechos, para que como hizo Él lo hagamos también nosotros”.  Dios – dijo el Papa Bergoglio – fue el primero que nos ha servido. El ministro Jesús, venido para servir y no para ser servido, no puede dejar de ser, a su vez, un Pastor dispuesto a dar la vida por las ovejas. Y añadió que “quien sirve y da, parece un perdedor ante los ojos del mundo”. Pero en realidad, “precisamente perdiendo la vida, la encuentra – prosiguió diciendo Francisco – porque una vida que se despoja de sí misma, perdiéndose en el amor, imita a Cristo: vence la muerte y da vida al mundo. Quien sirve, salva. Al contrario, quien no vive para servir, no sirve para vivir”.

En su homilía Francisco destacó que el Evangelio nos recuerda precisamente esto, que “Dios ha amado tanto al mundo”, como dice Jesús. Y afirmó que se trata, verdaderamente, de un amor tan concreto, tan concreto que ha tomado sobre sí nuestra muerte. Y que para salvaros, nos ha alcanzado allí donde nosotros habíamos ido a parar, alejándonos de Dios dador de vida: en la muerte, en un sepulcro sin salida. Y añadió: “Es éste el abajamiento que el Hijo de Dios ha  realizado, inclinándose como un siervo hacia nosotros para asumir todo lo que es nuestro, hasta abrirnos de par en par las puertas de la vida”.

Después de recordar que en el Evangelio Cristo se compara con la “serpiente elevada”, imagen que remite al episodio de las serpientes venenosas que en el desierto atacaban al pueblo en camino; el Santo Padre prosiguió destacando que los israelitas mordidos por la serpiente no morían si miraban a la serpiente de bronce que Moisés, por orden de Dios, había colocado sobre un asta. De modo que una serpiente salvaba de las serpientes. A lo que Francisco añadió: “La misma lógica está presente en la cruz, a la que Cristo se refiere hablando con Nicodemo. Su muerte nos salva de nuestra muerte”.

Y al destacar que en el desierto las serpientes procuraban una muerte dolorosa, precedida por el miedo y causada por las dentelladas venenosas, Francisco agregó que también ante nuestros ojos la muerte se presenta oscura y angustiante. “Así como la experimentamos – dijo recordando cuanto se lee en la Escritura –  ha entrado en el mundo por envidia del diablo. Pero Jesús no ha escapado de ella, sino que la ha tomado plenamente sobre sí, con todas sus contradicciones. Mientras ahora nosotros – prosiguió – “mirándolo a Él, creyendo en Él, somos salvados por Él”.
“Este estilo de Dios, que
 nos salva sirviéndonos y anonadándose, tiene mucho que enseñarnos. Nosotros esperaríamos una victoria divina triunfante; Jesús, en cambio, nos muestra una victoria humildísima. Levantado sobre la cruz, deja que el mal y la muerte se vuelquen contra Él, mientras sigue amando. Para nosotros es difícil aceptar esta realidad”.

El Papa Francisco concluyó su homilía destacando que se trata de un misterio, de esta extraordinaria humildad, cuyo secreto está en la fuerza del amor. Por esta razón – añadió – en la Pascua de Jesús vemos junto a la muerte su remedio, lo cual es posible gracias al gran amor con que Dios nos ha amado, gracias al amor humilde que se abaja para el servicio que sabe asumir la condición del siervo.

“Mientras ofrecemos esta Misa por nuestros queridos hermanos Cardenales y Obispos – dijo el Papa Francisco al concluir su homilía – pedimos para nosotros aquello a lo que nos exhorta el apóstol Pablo, a saber: dirigir el pensamiento a las cosas de allá arriba, no a las de la tierra; al amor de Dios y al prójimo, más que a nuestras necesidades”.
“Que sea suficiente para nuestra vida la Pascua del Señor, para estar libres de los afanes de las cosas efímeras, que pasan y se desvanecen en la nada. Que nos baste Él, en quien están la vida, la salvación, la resurrección y la alegría. Entonces seremos siervos según su corazón: no funcionarios que prestan servicio, sino hijos que dan la vida por el mundo”.

(María Fernanda Bernasconi - RV).

Texto completo de la homilía de la misa por Cardenales difuntos
Hoy recordamos a los hermanos cardenales y obispos fallecidos el año pasado. Sobre  esta tierra han amado la Iglesia su esposa, y oramos a Dios para que puedan disfrutar de la plena alegría, en  la comunión de los santos.

Recordamos con gratitud la vocación de estos sagrados Ministros: como la palabra lo indica, es principalmente el de ministrare o de servir. Mientras pedimos para ellos la recompensa prometida a los "siervos buenos y fieles" (cf. Mt 25,14-30), estamos llamados a renovar la elección de servir en la Iglesia. Pide el Señor, que como un siervo ha lavado los pies de sus discípulos más cercanos, como lo hizo Él  lo hagamos también nosotros (cf. Jn 13,14-15). Dios ha servido primero. El ministro de Jesús, viene a servir y no para ser servido (cf. Mc 10,45), no puede ser más que en sí mismo un pastor dispuesto a dar su vida por las ovejas. Quién sirve y da, parece un perdedor a los ojos del mundo. En realidad, perdiendo la vida, la encuentra. Porque una vida que se despoja de si, perdido en el amor, imitando a Cristo vence la muerte y da la vida al mundo. Quién sirve, salva. Por el contrario, quién no vive para servir, no sirve para vivir.

El Evangelio nos recuerda esto. "Tanto amó Dios al mundo", dice Jesús (v. 16). Realmente es un amor tan real, tan concreto que ha tomado sobre sí nuestra muerte. Para salvarnos, nos ha tomado de donde habíamos terminado, lejos de Dios el dador de la vida: en la muerte, en un sepulcro sin salida. Este es el abajamiento que el Hijo de Dios ha cumplido, inclinándose como un siervo hacia nosotros para tomar todo lo que es nuestro, hasta abrirnos ampliamente la puerta de la vida.

En el Evangelio, Cristo se compara con "la serpiente levantada". La imagen se refiere al episodio de las serpientes venenosas, que atacaron en el desierto al pueblo en camino (cf. 21,4-9 Nm). Los israelitas que habían sido mordidos por serpientes, no morían permaneciendo con vida si miraban a la serpiente de bronce que Moisés, por orden de Dios, había alzado sobre un asta. Una serpiente salvaba de las serpientes. La misma lógica se encuentra presente en la cruz, a la que Cristo se refiere a hablar con Nicodemo. Su muerte nos salva de nuestra muerte.

En el desierto las serpientes causaba una muerte dolorosa, precedida por el miedo y causada por las picaduras venenosas. Incluso a nuestro ojos la muerte siempre parece oscura y angustiante. Así como lo experimentamos, ha entrado en el mundo a través de la envidia del diablo, dice la Escritura (cf. Sab 02:24). Sin embargo Jesús no huyó, la ha tomado plenamente sobre sí con todas sus contradicciones. Ahora, mirándolo a Él, creyendo en Él, somos salvos por Él: "quien cree en el Hijo tiene vida eterna", Jesús lo repitió dos veces en el breve pasaje del Evangelio de hoy (cf. vv 15.16.).

Este estilo de Dios, que nos salva sirviendo y aniquilándose, tiene mucho que enseñarnos. Esperábamos una victoria divina triunfante; Pero Jesús nos muestra un humilde victoria. Alzado sobre la cruz, dejando que el mal y la muerte se enfurezcan contra Él, mientras sigue amando. Para nosotros es difícil aceptar esta realidad. Es un misterio, pero el secreto de este misterio de esta extraordinaria humildad esta toda en el poder del amor. En la Pascua de Jesús vemos juntos la muerte y el remedio a la muerte, y esto es posible por el gran amor con que Dios nos ha amado, por el amor humilde que se abaja, por el servicio que sabe asumir con la condición de siervo. Así que Jesús no sólo quito el mal, lo ha trasformado en bien. No ha cambiado las cosas con palabras, sino con hechos; no en apariencia, sino en la  sustancia; no en la superficie, sino en la raíz. Él hizo de la cruz un puente hacia la vida. Nosotros también podemos ganar con Él, si elegimos el amor servicial y humilde, que se mantiene victoriosa hasta la eternidad. Es un amor que no grita y no se impone, que sabe atender con  confianza y paciencia, porque -como nos recordó el Libro de las Lamentaciones- es bueno "esperar en silencio la salvación del Señor" (03:26).

"Tanto amó Dios al mundo". Nosotros estamos llamados a amar eso del cual tenemos la necesidad y el deseo. Pero Dios ama hasta el fin del mundo, que somos nosotros, como somos. Incluso en esta Eucaristía es para servirnos, para darnos vida que salva de la muerte y llena de esperanza. Mientras ofrecemos esta misa para nuestros queridos hermanos Cardenales y Obispos, preguntémonos nosotros por aquello que exhorta el Apóstol Pablo: "dirigir los pensamientos a las cosas de arriba, no a las de la tierra" (Col 3,2); el amor a Dios y al prójimo, más que a nuestras necesidades. Para que no nos inquietemos por lo que nos falta aquí, más bien por el tesoro de allá arriba; no por lo que necesitamos, pero lo que realmente se necesita. Que sea suficiente a nuestra vida la Pascua del Señor, a estar libre de las preocupaciones de lo efímero, que pasan y se desvanecen en nada. Nos basta solamente Él, donde hay vida, la salvación, la resurrección y la alegría. Entonces seremos siervos según su corazón: no funcionarios que prestan servicio, sino hijos amados que donan la vida por el mundo.

(Traducción del italiano, Johan Pacheco – Radio Vaticano)

Publicar un comentario