martes, 10 de noviembre de 2015

Homilía del Papa 10/11/2015

Homilías del Papa y Temas sacerdotales

“La Iglesia, como Jesús, vive en medio a la gente y para la gente”, lo dijo el Papa en la Misa en Florencia

Celebración Eucaristíca presidida por el Papa Francisco, en el Estadio Comunal "Artemio Franchi" de Florencia al final de su Visita Pastoral. - AFP

10/11/2015 14:53SHARE:

(RV).- “A la raíz del misterio de la salvación está la voluntad de un Dios misericordioso, que no se rinde ante la incomprensión, la culpa y la miseria del hombre, sino se dona a él hasta hacerse Él mismo hombre para encontrar a cada persona en su condición concreta”. Lo dijo el Papa Francisco en su homilía en la Misa celebrada concluyendo su Visita pastoral a las ciudades italianas de Prato y Florencia.

Comentando el Evangelio que la liturgia propone para este día, el Santo Padre se centró en las preguntas que Jesús hace a sus discípulos y a la gente, sobre la identidad del Mesías. “En el Evangelio de hoy Jesús pone a sus discípulos dos preguntas. La primera: ¿La gente quien dice que es el Hijo del Hombre? (Mt 16,13) es una pregunta que demuestra cuánto el corazón y la mirada de Jesús están abiertos a todos. A Jesús le interesa lo que la gente piensa no para contentarla, sino para poder comunicarse con ellos”.

Es necesario saber lo que la gente piensa, afirmó el Pontífice, manteniendo el contacto con la realidad, teniendo en cuenta sus alegrías, sus tristezas, sus triunfos y sus fracasos, este es el único modo para poder ayudarlos. “Es el único modo para hablar a los corazones tocando sus experiencias cotidianas: el trabajo, la familia, los problemas de salud, el tráfico, la escuela, los servicios sanitarios… es el único modo para abrir sus corazones a la escucha de Dios. En realidad, cuando Dios quiso hablar con nosotros se encarnó. Los discípulos de Jesús no deben olvidar jamás de donde han sido elegidos, es decir, entre la gente, y no deben caer jamás en la tentación de asumir actitudes indiferentes, como si lo que la gente piensa y vive no le incumbe y no fuera para ellos importante”.

Los discípulos de Jesús, señaló el Obispo de Roma, deben mantener viva su memoria, sus orígenes y tener siempre presente la pregunta que la Iglesia ha transmitido desde sus inicios: ¿Quién es Jesús para los hombres y mujeres de hoy? Para responder a esta pregunta, el Papa dijo que es necesario realizar la experiencia de Dios. “Por esto, es necesario madurar una fe en personal en Él. Y es ahí cuando Jesús pone la segunda pregunta a sus discípulos: ¿Y ustedes, quien dicen que soy yo? (Mt 16,15). Pregunta que resuena todavía hoy en la conciencia de sus discípulos, y es decisiva para nuestra identidad y nuestra misión. Solo si reconocemos a Jesús en Su Verdad, seremos capaces de mirar la verdad de nuestra condición humana, y podremos dar nuestra contribución a la plena humanización de la sociedad”.

Sólo anunciando la “recta fe” en Jesucristo podremos construir un nuevo humanismo y una nueva sociedad, precisó el Sucesor de Pedro, este es el único modo de mantener nuestra identidad cristiana; solo penetrando y descubriendo el misterio del Hijo de Dios hecho hombre podremos penetrar y descubrir el misterio de Dios y el misterio del hombre. “También hoy, queridos hermanos y hermanas, nuestra alegría es compartir esta fe y responder juntos al Señor Jesús: ‘Tú para nosotros eres el Cristo, el hijo del Dios vivo’. Nuestra alegría también es ir contra corriente y superar la opinión corriente, que hoy, como entonces, no logra ver en Jesús más que un profeta o un maestro. Nuestra alegría es reconocer en Él la presencia de Dios, el enviado del Padre, el Hijo hecho instrumento de salvación para la humanidad. Esta profesión de fe que Simón Pedro proclamó permanece también para nosotros. Esta no representa solo el fundamento de nuestra salvación, sino también el camino a través del cual esa se realiza y la meta a la cual tiende”.
(Renato Martinez - Radio Vaticano)


Texto Completo de la Homilía del Papa Francisco 
durante la Santa Misa en Florencia:  

En el Evangelio de hoy Jesús pone a sus discípulos dos preguntas. La primera: ¿La gente quien dice que es el Hijo del Hombre? (Mt 16,13) es una pregunta que demuestra cuanto el corazón y la mirada de Jesús están abiertos a todos. A Jesús le interesa lo que la gente piensa no para contentarla, sino para poder comunicarse con ellos. Sin saber lo que la gente piensa, el discípulo se aísla y comienza a juzgar a la gente de acuerdo con sus propios pensamientos y creencias. Mantener un sano contacto con la realidad, con eso que la gente vive, con sus lágrimas y alegrías, es la única manera de poder ayudar, educar y comunicar. Es la única manera de hablar a los corazones de la gente tocando su experiencia diaria: el trabajo, la familia, los problemas de salud, el tráfico, las escuelas, los servicios de salud... Y la única manera de abrir su corazón a la escucha de Dios. En realidad, cuando Dios quería hablar con nosotros se ha encarnado. Los discípulos de Jesús nunca deben olvidar de donde fueron elegidos, entre las personas, y nunca deben caer en la tentación de actitudes individualistas, como si eso que la gente piensa y vive no le preocupara y no fueran importantes para ellos.

Esto también vale para nosotros. Y el hecho de que hoy estamos reunidos para celebrar la Santa Misa en un estadio deportivo, nos lo recuerda. La Iglesia, como Jesús, vive en medio del pueblo y para el pueblo. Por esta razón la Iglesia, a lo largo de su historia, siempre ha llevado dentro de sí mismo la misma pregunta: ¿Quién es Jesús para los hombres y mujeres de hoy?

También el santo Papa León Magno, originario de la Toscana, cuya memoria celebramos hoy, llevaba en su corazón esta pregunta, esta ansiedad apostólica que todos pudieran conocer a Jesús, y conocerlo por aquello que es realmente, no una imagen distorsionada de la filosofía y de las ideologías de la época.

Por ello es necesario madurar una fe personal en Él. Y allí, la segunda pregunta que Jesús pone a los discípulos: "¿ustedes, quién decís que soy yo?" (Mt 16,15). Pregunta  que todavía resuena hoy en la conciencia de nosotros, sus discípulos, y es decisiva para nuestra identidad y nuestra misión. Sólo si reconocemos a Jesús en su verdad, seremos capaces de ver la verdad de nuestra condición humana, y podremos llevar nuestra contribución a la plena humanización de la sociedad.

Custodiar y anunciar la recta fe en Jesucristo es el corazón de nuestra identidad cristiana, porque al reconocer el misterio del Hijo de Dios hecho hombre, podemos entrar en el misterio de Dios y en el misterio del hombre.

A la pregunta de Jesús responde Simón:  "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente" (v. 16). Esta respuesta contiene toda la misión de Pedro y resume lo que será para la Iglesia el ministerio petrino, es decir, custodiar y proclamar la verdad de la fe; defender y promover la comunión entre toda la Iglesia; mantener la disciplina de la Iglesia. El Papa León tuvo y continua, en esta misión, un modelo ejemplar, tanto en sus enseñanzas luminosas, como en sus gestos llenos de ternura, de compasión y del poder de Dios.

También hoy, queridos hermanos y hermanas, nuestra alegría es compartir esta fe y responder juntos al Señor Jesús: ‘Tú para nosotros eres el Cristo, el hijo del Dios vivo’. Nuestra alegría también es ir contra corriente y superar la opinión corriente, que hoy, como entonces, no logra ver en Jesús más que un profeta o un maestro. Nuestra alegría es reconocer en Él la presencia de Dios, el enviado del Padre, el Hijo hecho instrumento de salvación para la humanidad. Esta profesión de fe que Simón Pedro proclamó permanece también para nosotros. Esta no representa solo el fundamento de nuestra salvación, sino también el camino a través del cual esa se realiza y la meta a la cual tiende.

A la raíz del misterio de la salvación está la voluntad de un Dios misericordioso, que no se rinde ante la incomprensión, la culpa y la miseria del hombre, sino se dona hasta hacerse Él mismo hombre para encontrar a cada persona en su condición concreta. Este amor misericordioso de Dios es lo que Simón Pedro reconoce en el rostro de Jesús. La misma cara que estamos llamados a reconocer en las formas en la cual el Señor nos ha asegurado su presencia entre nosotros: en su Palabra, que ilumina la oscuridad de nuestra mente y nuestro corazón; en los Sacramentos, que nos regenera a una nueva vida de nuestra muerte; en la comunión fraterna, que el Espíritu Santo crea entre sus discípulos; en el amar sin fronteras, que hace un servicio generoso y considerado hacia todos; en los pobres, que nos recuerda cómo Jesús quería que la suprema revelación de sí y del Padre tuviera la imagen del crucificado humillado.

Esta verdad de la fe es verdad que escandaliza, ya que pide que creamos en Jesús, el cual, siendo el mismo Dios, se abajo, se redujo a la condición de esclavo, hasta la muerte de la cruz, y por eso Dios lo ha hecho Señor del universo (cf. Fil 2,6-11). Es la verdad que todavía hoy escandaliza a quien no tolera el misterio de Dios impreso en el rostro de Cristo. Es la verdad que no podemos tocar y abrazar sin que, como dice San Pablo, entrar en el misterio de Jesucristo, y sin hacer nuestros sus propios sentimientos (cf. Fil 2,5). Sólo desde el Corazón de Cristo, podemos entender, profesar y vivir su verdad.

En realidad, la comunión entre lo divino y lo humano, realizado plenamente en Jesús, es nuestra meta, la culminación de la historia humana según el plan del Padre. Es el gozo del encuentro entre nuestra debilidad y su grandeza, en nuestra pequeñez y su misericordia que llenará nuestros límites. Pero esta meta no sólo es el horizonte que ilumina nuestro camino, pero es lo que nos atrae con su suave fuerza; es lo que comienza a anticipar y vivir aquí y se construye día a día con todo lo mejor que sembramos a nuestro alrededor. Estas son las semillas que ayudan a crear una humanidad nueva, renovada, donde nadie se quede al margen o descartado; donde quien sirve es el más grande; donde los más pequeños y los pobres son acogidos y ayudados.

Dios y el hombre son los dos extremos de una oposición: se buscan siempre, porque Dios reconoce en el hombre su propia imagen y el hombre se reconoce solamente mirando a Dios. Esta es la verdadera sabiduría, que el Libro del Eclesiástico señala como característico de aquellos que se adhieren al seguimiento Cristo. Y la sabiduría de San León Magno, es el resultado de la convergencia de varios elementos: la palabra, la inteligencia, la oración, la enseñanza, la memoria. Pero San León también nos recuerda que no puede haber verdadera sabiduría, si no en la adhesión a Cristo y al servicio de la Iglesia. 

Este es el camino sobre el cual encontramos la humanidad y podemos encontrarla con el espíritu del buen samaritano. No en vano, el humanismo, del cual Florencia ha testimoniado en sus momentos más creativos, siempre ha tenido el rostro de la caridad. Esta herencia sea fecunda de un nuevo humanismo para esta ciudad y para toda Italia.

(Traducción: Johan Pacheco – Radio Vaticano)

Publicar un comentario