miércoles, 14 de octubre de 2015

Ángelus del Papa. 13/10/2015

Homilías del Papa. Temas Sacerdotales

Terremoto en Nepal - EPA

Cuidar nuestra casa común 
para reducir los desastres naturales


13/10/2015 11:55SHARE:

(RV).- Tal como lo recordó el Papa Francisco después de rezar el Ángelus del XXVIII domingo del tiempo ordinario, este 13 de octubre se celebra la Jornada internacional por la reducción de los desastres naturales.

En efecto el Santo Padre decía el domingo pasado: “Lamentablemente hay que reconocer que los efectos de semejantes calamidades con frecuencia se agravan por la falta de cuidado del ambiente por parte del hombre. Me uno a todos los que, de modo previsor, se empeñan en la tutela de nuestra casa común, para promover una cultura global y local de reducción de los desastres y de mayor resiliencia ante ellos, armonizando los nuevos conocimientos con los tradicionales, y con especial atención a las poblaciones más vulnerables”.

Educación y espiritualidad ecológica
Al respecto cabe destacar que en su Encíclica sobre el cuidado de la casa común, “Laudato si’”, concretamente en el Capítulo Sexto, titulado “Educación y espiritualidad ecológica”, en el apartado dedicado a “Apostar por otro estilo de vida”, el Santo Padre escribe que “la situación actual del mundo provoca una sensación de inestabilidad e inseguridad que a su vez favorece formas de egoísmo colectivo”. Y añade que cuando las personas se vuelven autorreferenciales y se aíslan en su propia conciencia, acrecientan su voracidad. Porque como escribe el Papa, “mientras más vacío está el corazón de la persona, más necesita objetos para comprar, poseer y consumir”.

Y en este contexto, el Obispo de Roma afirma que “no parece posible que alguien acepte que la realidad le marque límites”.

“Tampoco existe en ese horizonte un verdadero bien común – añade el Papa – y explica que si semejante tipo de sujeto es el que tiende a predominar en una sociedad, “las normas sólo serán respetadas en la medida en que no contradigan las propias necesidades”. “Por eso – afirma – no pensemos sólo en la posibilidad de terribles fenómenos climáticos o en grandes desastres naturales, sino también en catástrofes derivadas de crisis sociales, porque la obsesión por un estilo de vida consumista, sobre todo cuando sólo unos pocos puedan sostenerlo, sólo podrá provocar violencia y destrucción recíproca”.

Considerar el verdadero bien de la persona humana
Por otra parte, el Papa animó a los participantes en la II Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático, que concluyó el 12 de octubre en la ciudad boliviana de Cochabamba Tiquipaya, a considerar el “verdadero bien de la persona humana”.

Y lo hizo mediante un mensaje firmado por el Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de Su Santidad, en el que también los “anima a que en sus reflexiones y trabajos se guíen siempre por los principios de una justa ecología integral, que tenga en cuenta el verdadero bien de la persona humana”. Las conclusiones de este Foro – que fue convocado para debatir sobre las “amenazas del capitalismo” contra la vida, el modelo del “vivir bien” y sobre acciones para enfrentar el cambio climático – serán presentadas, en el Marco de Naciones Unidas, en la Conferencia sobre el Cambio Climático (COP-21), que se celebrará en París el próximo mes de diciembre.

Asistieron a  este Foro unos seis mil participantes procedentes de los cinco continentes, entre los cuales el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, quien entregó un mensaje a la Conferencia.

(María Fernanda Bernasconi - RV)
Publicar un comentario