miércoles, 7 de mayo de 2014

Biblia políglota del Cardenal Cisneros. Tema de Interés cultural

Temas sacerdotales y Homilías del Papa.

La Biblia Políglota de Cisneros cumple 500 años

"Una de las mayores proezas científica, filológica y técnica de la universidad española"

Redacción, 07 de mayo de 2014 a las 18:09




Homenaje a la figura del cardenal de las

universidades Complutense y de Alcalá

 
Biblia políglota del Cardenal Cisneros
Cronología de Cisneros Cardenal Cisneros

 La mayor parte de las 600 biblias se perdieron en un naufragio cuando eran trasladadas a Roma para ser rubricadas por el Papa, aunque se conservan más de un centenar



El cardenal Cisneros


 La Biblia Políglota 


El cardenal Cisneros 


La Biblia de Cisneros


La Biblia Complutense, un proyecto del cardenal Cisneros cuyo primer tomo se imprimió en Alcalá hace ahora 500 años, fue la primera edición políglota de una Biblia completa en el mundo y está considerada como "una de las mayores proezas científica, filológica y técnica de la universidad española".

Las universidades Complutense de Madrid y de Alcalá de Henares han celebrado hoy, en un acto solemne, la impresión en 1514 del Nuevo Testamento en latín, griego, hebreo y arameo, el primero de un total de seis tomos cuya impresión culminó en 1517, pero no se publicaron hasta 1520 en espera de la autorización papal.

En la ceremonia, en el paraninfo de la Complutense, los rectores José Carrillo y Fernando Galván han homenajeado al cardenal Cisneros, fundador de la Universidad de Alcalá, que financió los trabajos, adquirió los mejores manuscritos existentes y reunió al mejor elenco de filólogos y humanistas de Europa para elaborar la Biblia políglota.

"Fue una de las empresas académicas más ambiciosas e innovadoras de la época, que supuso la incorporación de todas las investigaciones de la filología a la construcción de un texto plurilingüe", según el director de la Real Academia de la Lengua (RAE) José Manuel Blecua, que destacó la labor del latinista Antonio de Nebrija, finalmente enfrentado a Cisneros, además de los mejores helenistas y hebraístas.

Para el catedrático Luis Vegas, la publicación se retrasó en parte por motivos de herencia -Cisneros murió en 1517- y también porque Erasmo de Rotterdam, que publicó en 1516 su Biblia en latín y griego, habría obtenido del Papa una licencia "exclusiva" por cuatro años, restando así primicia a la obra Complutense.

El rector de Alcalá, "ciudad de las tres culturas, tres religiones y tres lenguas", también tuvo palabras para el tipógrafo francés Arnao Guillen de Brocar, que hizo "uno a uno los primeros tipos griegos" de Europa y una página en la que confluían cuatro alfabetos en distintas columnas, en una auténtica obra maestra de la técnica.

José Carrillo, rector de la Complutense, tras señalar que "cada tiempo es un tiempo nuevo", ha subrayado el papel de la universidad en la sociedad ahora y entonces, para concluir que "a pesar de que soplan vientos contrarios, la universidad pública tiene futuro".

Por su parte, el catedrático Julio Trebolle ha glosado, entre otros, el papel de Hernán Núñez, iniciador de los trabajos; Juan de Vergara, posteriormente encarcelado y sometido a un auto de fe en 1533; el helenista cretense Demetrio Lucas o hebraístas como Alfonso Zamora y otros, en su mayoría judíos conversos.

Los expertos han reivindicado, además, que los últimos descubrimientos, entre ellos los manuscritos del Mar Muerto, ponen de manifiesto que la Biblia Complutense es "mucho mejor" de lo que se había considerado, porque detalles que se estimaban "como errores, inventos o ignorancia no eran tales, sino que los editores complutenses estaban reproduciendo contenidos de manuscritos que se perdieron".

El rector de Alcalá se ha congratulado de celebrar el quinto centenario de forma conjunta con la Complutense, dados los "lazos familiares" que comparten por su origen, y que la celebración tendrá continuidad hasta el aniversario de la publicación.

La mayor parte de las 600 biblias se perdieron en un naufragio cuando eran trasladadas a Roma para ser rubricadas por el Papa, aunque se conservan más de un centenar.

En la Comunidad de Madrid hay ejemplares en las universidades Complutense y de Alcalá, en la Biblioteca Nacional y la del Escorial, así como en el Ayuntamiento alcalaíno y en otras universidades españolas, según el coordinador del evento, José Luis Gonzalo.

Publicar un comentario