jueves, 18 de abril de 2013

Ni repulsivos ni expulsivos

Blog de Tío Paco-Franjaoli-Franja
de BLOGUEROS CON EL PAPA
Pongo en este blog, en cierto modo sacerdotal, este artículo de Joan Carreras. Recientemente fue editado un libro de unos ejercicios del Cardenal Bergoglio a los Obispos de España y otro de testimonios de predicaciones del actual Papa Francisco, que pueden ayudar a reflexionar a algún sacerdote a mejorar su postura pastoral y ayudar a renovar el corazón, para parecerse cada vez más al corazón de Cristo. Me daría mucha alegría que ayudase a los sacerdotes.
El Cardenal Bergoglio
Hoy el Papa Francisco
Ni repulsivos ni expulsivos
Una palabra me ha llevado a otra. El cardenal Bergoglio estuvo predicando unos ejercicios espirituales a los Obispos de la Conferencia Episcopal Española en enero de 2006. Ese texto, que él había entregado a los participantes, se ha publicado ahora en España bajo el título: "En Él solo la esperanza" (1). Ahí es donde he leído esa palabra que es poco usual en España, pero resulta muy elocuente: "expulsivos". El cardenal les pedía a los Obispos españoles que no fueran expulsivos. Y explicaba que los Apóstoles lo fueron con mucha frecuencia mientras acompañaban al Señor por los caminos:
En la multiplicación de los panes, los discípulos le van con un planteo al Señor: 'Estamos en despoblado y ya es muy tarde. Despídelos, que vayan a los cortijos y aldeas de arededor y se compren de comer' (Mc 6, 35-36). Es un planteo razonable, pero el Señor responde de manera inesperada: 'Dadles vosotros de comer'. Esta actitud 'expulsiva' es característica de los discípulos y será corregida una y otra vez por el Señor. También querrán que 'despida' rápido a la sirofenicia (Mt 15, 23) y 'regañaban' a las mujeres que le acercaban a los niños para que los bendijera (Mc 10, 13). Por otro lado, vemos también por dónde iban los intereses de los discípulos al ver que muchas de sus discusiones giraban en torno a quién era el mayor. Con firmeza y paciencia el Señor los va corrigiendo" (2).
Está el Papa hablando de las periferias existenciales de la Iglesia. Si las hay es porque los discípulos de Cristo seguimos siendo "expulsivos" con el prójimo. Se suele hablar en estos días de la reforma que el Papa Francisco llevará a cabo en la Iglesia. Pero se olvida muy rápidamente que antes que de las estructuras, el Papa está continuamente aludiendo a un cambio mucho más fundamental: el de los corazones de los fieles y de los pastores.  Deben cambiar las personas. El día que la vida de los todos fieles -y los pastores lo son también - sea reflejo de la Fe que profesan, entonces quizá no sería necesario reformar ninguna estructura eclesial.

Me parece que la manera más radical de ser expulsivos es la repulsividad: actuar de tal modo que las personas no tengan siquiera el deseo de acercarse a nosotros. La repulsividad sería algo así como la expulsividad encarnada. El repulsivo llega a tal perfección en sus hábitos, que logra que los demás se aparten de él y ni se le acerquen. Recuerdo algo que me ocurrió una vez en un autobús de Roma. Estaba yo sentado en uno de los asientos laterales y me extrañó ver cómo los ocupantes de los asientos anteriores al mío se iban levantando uno tras otro y moviéndose a posiciones más alejadas. No lo comprendía hasta que al final también a mí me tocó el turno. Un hedor nauseabundo se desprendía de un mendigo y se extendía lentamente por todo el vehículo.

Los fieles no podemos ser así. Nuestra vida no debería ser nunca repulsiva, porque si lo fuera eso significaría que la Fe no ha llegado a transformarla. San Pablo habló del buen olor de Cristo: "Porque nosotros somos para Dios el buen olor de Cristo, tanto entre los que se salvan, como entre los que se pierden: para éstos, olor de muerte que lleva a la muerte, para aquellos, olor de vida que lleva a la vida" (2ª Corintios 2,15-16).

El buen olor de Cristo es atractivo. Las muchedumbres seguían a Jesús y se le acercaban. Sentían la atracción poderosa de su persona y les encendían la esperanza los signos y milagros de que eran testigos. En esos momentos precisamente hay que evitar la "expulsividad". Cuando una persona se acerca a nosotros con una inquietud espiritual o con una necesidad, y lo hace porque intuye que somos discípulos de Cristo o porque somos sus ministros, hay una oportunidad de Evangelización que no puede echarse a perder.

En una ocasión, un sacerdote visitaba unas parroquias buscando monaguillos que pudiesen participar en un campamento de verano. En una de ellas, el párroco le respondió con toda seguridad: "Lo siento, pero aquí no hay monaguillos. Los acólitos son todos personas mayores". En ese preciso instante se acercó un muchacho de unos diez años y le intentó preguntar algo al señor párroco. Y éste le dijo: "Lárgate de aquí y no seas maleducado, no ves que estamos hablando. Ven más tarde". El otro sacerdote comprendió en ese momento por qué razón en aquella parroquia no había monaguillos.

Esta mañana, mientras maduraba estas ideas en mi cabeza, me ha llegado una de esas fotografías del Papa Francisco a las que les acompaña un texto. En este caso se trata de un email. Lo transcribo tal cual y siento realmente no poder aportar la fuente. Lo hago en la confianza de que no se trate de un bulo. No tendría mucho sentido. Esta historia explica perfectamente cuál debe de ser la actitud pastoral adecuada, en la reforma que nos propone el Papa Francisco:
Buenas tardes, el motivo de mi email es para contarte una historia maravillosa que nos tocó vivir con el -entonces- Cardenal Bergoglio, hoy el PAPA Francisco.
Mi esposa , mi hijo Eduardo, mi hija Emilie y yo vivimos hace 3 años en Canadá por temas laborales. Hace 6 meses decidimos bautizar a nuestra hija en Argentina y queríamos que el padrino sea mi cuñado Federico Abalsamo. Cuando le preguntamos a Federico, nos dijo que a él le encantaría pero que necesitaba bautizarse para ser padrino.
La familia de mi esposa es una familia mixta Judeo-Católica, ya que la madre de mi esposa es judía y el padre es católico… Los padres siempre le dieron a ellos la opción de elegir su religión…Mi esposa eligió la religión católica…la hermana, Carolina, la religión judía y el hermano, Federico, siempre estuvo mas cerca del catolicismo pero nunca se bautizó….Entonces -esa- era una Buena oportunidad para hacerlo.Empezó a averiguar para bautizarse en varia Iglesias y todas le ponían trabas de cursos o tramites burocráticos para hacerlo…Por ese motivo, Federico nos llamó y nos agradeció que lo hayamos elegido como padrino, pero que no se había podido bautizar por las trabas que había encontrado para hacerlo y que, dado el corto tiempo que faltaba para el bautismo, iba a ser imposible.MI esposa -no resignándose- decidió llamar a la Arquidiócecis de Buenos Aires para intentar hablar con Bergoglio, en aquel entonces Cardenal (eso fue aproximadamente el 15 de noviembre de 2012, 3 meses atrás) pudo hablar con la secretaria de Bergoglio quien escuchó atentamente toda la historia y le dijo que se lo iba a trasmitir al Cardenal. 15 minutos mas tarde sonó el teléfono nuestro….era el mismísimo Bergoglio llamando para preguntarnos en qué nos podía ayudar!!!!!!! No lo conocíamos….no nos conocía…y sin embargo nos llamó!!..Mi esposa le contó nuevamente lo que pasaba y la historia familiar…y Bergoglio le dijo que con mucho gusto iba a bautizar a Federico….que vaya ese mismo sabado a la Catedral que él mismo lo iba a bautizar!!! Cuando Bergoglio termino de bautizar a Federico le dijo que jamás se olvide de sus raíces judías!!!..  Increíble persona!! Y como si eso fuera poco Bergoglio se ofrecio a Bautizar a mi hija….nosotros no lo podíamos creer…que el mismísimo Cardenal Bergoglio bautice a nuestra hija!!!El Cardenal se tomo la molestia de venir desde su casa a la iglesia de San Martín de Tours, un sábado a la tarde a bautizar especialmente a nuestra hija sin conocernos y con la humildad de un grande! Tuve la alegría de conocerlo y de hablar con él y es una persona extraordinaria…me gustaría mucho que publiquen esta historia porque habla mucho de su humildad …y de cómo él piensa e interactúa con las religiones hermanas!!!
Realmente un ejemplo increible!!

Joan Carreras del Rincón
___________________

(1) Jorge Mario Bergoglio (Papa Francisco), En Él solo la esperanza, BAC, Madrid, 2013.
(2) Jorge Mario Bergoglio (Papa Francisco), En Él solo la esperanza, pp. 24-25.

6 comentarios: 
 Josep Mimó Buxo
16 de abril de 2013 19:23
La Fe La Caridad y La Humildad , estan en la persona del Santo Padre ,leyendo este articulo se nota claramente su humanidad ,Dios le dé mucha fuerza para llevar nuestra Iglesia ,las personas , es mi opinión , necesitamos del cariño de la humildad y de la caridad que nos enseñó JESÜS y el Santo Padre, tiene ese carísma . Que el Espiritu Santo esté con el, nosotros debemos tomar su ejemplo para ser verdaderos hijos de DIOS . 
 Asun Casaseca
17 de abril de 2013 04:47
Hoy en otro post hemos comentado sobre el peligro de la Iglesia si se aleja de las periferias existenciales, y en este, nos encontramos con que el Sumo Pontífice hace referencia a no ser “expulsivos”, término poco usual pero perfectamente comprensible. Son dos avisos muy serios sobre nuestra actitud, -tanto la de los pastores como la de los fieles de la Iglesia- y la relación causa-efecto entre esas periferias y la “expulsividad”. 
Estoy más que convencida, como dice el Dr. Carreras del Rincón, con mejores palabras, de que las “reformas” que unos anhelan y otros temen, van dirigidas hacia un cambio esencial en la actitud de las personas (fieles y pastores), porque entonces quizás no serán necesarios cambios en las estructuras.
Y si mal está hablar de expulsividad, en lo que no podemos caer es en la repulsividad. Ni los fieles ni los pastores podemos ser así. 
 Salvador
17 de abril de 2013 12:34
Este es el cambio, buscar el cambio y la transformación del corazón en el Señor, porque solo Él lo puede cambiar. Y cuando se habla de eso se experimenta algo así como los de Emaús. El impulso a compartir se despierta.
Estoy de acuerdo, de nada vale la vida si no se está dispuesto a morir por Xto. Jesús, pues en el caso de no hacerlo, la hemos perdido. Y ese morir contiene el no ser expulsivo, y menos repulsivo. 
Me he emocionado cuando leí el email sobre el Cardenal Bergoglio, porque experimento esa vivencia muy cerca. Estoy muy cerca del Papa, porque siempre he pensado como parece que piensa el Papa. Lo verdaderamente importante no son las estructuras sino el corazón de las estructuras, y ese corazón está en los hombres. Si el corazón se transforma, se transforma la forma de vivir y de sentir el verdadero amor. 
 Joan Carreras
17 de abril de 2013 12:51
Gracias por vuestros comentarios! Tenemos mucho trabajo por hacer, porque efectivamente el Papa nos está invitando a ponernos en movimiento, un movimiento que no es local sino existencial, pero real y que se tiene que notar.
 Yorezoxelpapa
17 de abril de 2013 19:42
Excelente articulo y sin duda muy acertado. En @yorezoxelpapa también hemos recibido un mail con una anecdota diferente pero muy similar en cuanto a la proximidad que el Cardenal Bergoglio ha mostrado siempre a cualquiera que se haya acercado a él. Hoy siendo Papa nos da constante ejemplo, y no solo con sus palabras sino también con sus obras, cada día. 
 Francisco Javier Olivares Chao
18 de abril de 2013 21:56 
Siempre me han llamado la atención las celotipias de algunos sacerdotes para poner dificultades a la administración del Sacramento del Bautismo, cuando los padres quieren bautizar su niño/a en una parroquia distinta a la que vive, y cómo otros echaban a cajas destempladas a los hijos de soltera, a los hijos de casados civilmente o a los hijos de los amancebados-que así se llaman-. Hoy, gracias a Dios ya quedan pocos, pero todavía hay algunos que inventan impedimentos. Por eso el ejemplo del Cardenal Bergoglio-hoy el Santo Padre- es algo que va a mover a muchos a cambiar el planteamiento pastoral, para solucionar los problemas que pueden traer los fieles que pidan el bautismo para sus hijos. En la práctica son muchos los papás que no bautizan a sus hijos, porque unos temen al sacerdote y otros porque se han apartado totalmente de la Iglesia. A ver qué hacen en adelante los sacerdotes con este ejemplo, porque les dejaría en una situación poco favorable para la vida cristiana de los fieles. Gracias al Santo Padre veremos cambios. Que empecemos a cambiar los sacerdotes por nuestro corazón acogedor, como el corazón de Cristo. Nunca Expulsivos ni Repulsivos. Franja


Publicar un comentario